Archive | Cuentos Invitados RSS feed for this section

Un penal partido en tres

9 Nov

Seba Sanchez no tiene facebook pero sí sabe escribir y de paso tiene un programa de radio para comunicar sus pasiones. Gonzalo Ruiz es periodista, de Mendoza y también escribe. A ellos los invité a realizar un cuento, que en principio me había olvidado en algún lugar y que luego se me ocurriese invitarlos para que me ayuden a terminarlo. El cuento, como no podía ser de otra manera, era de fútbol. La excusa perfecta para unir a tres personas separadas por muchos kilometros aunque encolumnados detras de la misma causa. Entonces surgió este relato, que empieza en Buenos Aires, pega un tirón hasta Uruguay y mete un salto hasta Mendoza. Espero que lo disfruten, tanto o más como lo disfruté yo. Y yapó a Seba y Gonza.

─ ¡Callate, Foca! No ves que ya cobró─ increpó Aníbal.
El Foca era de por sí calentón y se puso peor porque íbamos uno a uno y faltaban cinco para que terminara el partido. Aníbal lo agarró y se lo sacó de encima al árbitro, pero el Foca estaba como loco.
─ ¡¡¡Pero si nos quiere cagar!!! ¿Qué me sacá? No ve que es un marmota─ el Foca seguía.
─ ¡Pará boludo! Ya tá. Callate que te van a echar ─ saltó Leche desde el arco.
Leche estaba confiado, por eso quería que le patearan el penal. Se había morfado el gol del empate y quería revancha, por eso no se movía del arco. Se quedaba quieto ahí para que se apuraran y se pateara el penal.
─ ¡Dale, dale, pajero! Vení. Ya tá─ Al final entre Aníbal y Esteban lo frenaron al Foca.
El árbitro era impresentable, se vendía solo, un viejo fracasado que no sólo fue un jugador frustrado sino también que lo fue en las ligas amateurs, por eso se deschaba su impune elección de juez, estaba inmutable esperando una última reacción del desquiciado jugador para echarlo, porque el Foca era calentón pero no boludo, le gritaba y cuestionaba pero no insultaba.
─ ¡Te hiciste el canchero, más vale que la atajés porque te meto el guante el orto y te hago un enema con los Reusch!─ amenazó Juan al Leche antes de que se disponga a hacer sus movimientos para amedentrar al ejecutante.
Quizá el resto del equipo se calentaba o bien trataba de calmar los ánimos, pero para Juan este partido era especial. Juan era callado, de pocas palabras aunque a veces muy sabias. El año pasado se perdió un gol debajo del arco contra el mismo equipo y eso le valió (le vale) ser el objeto de todas las cargadas cuando se juntan para comer algo cada fin de mes con el resto del grupo. Por eso, Leche notó que en esa amenaza no sólo estaba su intención de romperle el culo sino también la de vengar tantas cargadas no merecidas e infames, si tenemos en cuenta que ninguno del grupo es digno del hall de la fama sino más bien, apreciados integrantes del club de los rústicos. (más…)

¿Dónde está? ¿Dónde estamos?

23 Ago

¡¡¡Una delicia del gran Ernesto Arriaga!!! No sólo nos espanta de los desastres automovilísticos diarios, sino también, utiliza la pluma -en este caso el teclado- para que conozcamos un poco más cada rincón de nuestro país.
Con gusto, presentamos este nuevo cuento invitado, ¡gracias Ernesto y a seguir con el reporte!

La obra vial nace con  el dicho de que todos los caminos llegan a Roma… ¿Por qué? Porque el Imperio Romano conquistó toda Eurasia a través de los caminos con sus carros. Nuestro hermoso país se construyó a través del ferrocarril y de sus rutas. ¿Dime tu dónde estás Manuelita? Y Manuelita está en la Ruta Nacional N° 5, en Pehuajó. ¿Dónde está la ruta del Gran Libertador? Desde Plumerillo cruzó a Chile por la Ruta Nacional N° 7. ¿Dónde está la reserva más grande de agua dulce potable? En la Ruta Nacional N° 40, en Santa Cruz. ¿Dónde está la Ruta del Vino? En la Ruta Nacional N° 40 en San Juan, Mendoza y Salta. ¿Dónde está la caída del segundo chorro más alto del mundo? En las Cataratas del Iguazú, en La Ruta Nacional N° 12, Misiones.¿Dónde está el único túnel subfluvial? En la Ruta Nacional N° 168, en Entre Ríos. ¿Dónde está la laguna La Picasa que devoró a una ruta nacional pero que fue reconstruida? En la Ruta Nacional N° 7, en Santa Fe. ¿Dónde está el paso internacional de mayor altura a 4916 metros de altura? En la Ruta Nacional N° 52, provincia de Jujuy. ¿Dónde está el pico más alto de América? (más…)

Epifanía I: Semi-Rápido

13 Abr

Seguimos sumando cuentos, en este caso un cuento escatológico. Muy genuino y que habla de la valía del autor, reconociendose a sí mismo, como un vil ladero de los Gases del Olimpo.
Gracias Tin.

Epifanía I: Semi-Rápido

Epifanía: según la Real Academia Española significa: Manifestación, aparición. Fue la primer palabra que se me vino a la cabeza cuando sentado en el inodoro de pronto se me había manifestado sobre lo que tenia que escribir. Quizás, acaso, porque la palabra epifanía tiene que ver con lo que a veces se nos escapa entre las nalgas; porque es sin dudas una aparición, una manifestación. No se si puede llamarse milagroso, pero si muchas veces, cuando se nos cae un pedo,  nos preguntan “¡¿que tenes ahí adentro?!”, entonces uno se cuestiona de donde salen esas cosas.

Una vez hasta recuerdo haberme sorprendido yo mismo, no puedo olvidarlo y todavía busco respuestas. Yo estaba en el colectivo, era temprano… invierno, vidrios empañados, un colectivo lleno…repleto de gente, de esos que te subís y cuando te acomodas, estas tan cerca del vidrio que podrías saludar con la mano al pasajero del colectivo que frena al lado en el semáforo. En eso estaba yo, cerca de la puerta trasera, de pie agarrado de uno de los parantes para no caerme de como te aprieta la gente. No me sentía muy bien ni tampoco recordaba que había comido el día anterior pero si notaba que mi panza estaba sufriendo cambios climáticos. En un momento lo noté, de repente un viento interno cambio de dirección y supe que se dirigía al exterior como un misil tierra-aire de la fuerza aérea de USA buscando el bunker de Saddam…y dije: “nooo, quieto ahí, cigarrillo 43″… lo intenté, créanme que lo intente…pero no se cómo… se me escapó. (más…)

Bellos momentos de la vida cotidiana

7 Abr

Twittero invitado, Gonzalo Ruiz (@gonza_ruiz), accedió a la propuesta de Cuentos con Fútbol de publicar cuentos invitados. De esta manera, damos comienzo a esta sección, que esperamos crezca y tome vuelo propio. Mientras tanto, para romper el hielo, tenemos esta delicia, sobre el matrimonio y, como no, el fútbol.
Gracias Gonzalo.

Bellos momentos de la vida cotidiana

Daniel entra apurado a su casa. Va derecho a la cocina y pone el agua para unos mates. Mientras se saca la campera, Marcela le grita algo desde el pasillo. No entiende bien qué.
– Gorda, ¿qué hacés? ¿Pasa algo?
Marcela entra a la cocina con un malestar inocultable.
– ¿Sabés qué pasa, Gordo? ¡¿Sabés qué pasa?! Pasa que estoy harta de vos y tu fútbol, de la cancha, de los partidos, de que vivas sólo para ir a ver a esos muertos todos los domingos. Harta estoy. ¡Entendés! No hay un domingo que podamos hacer algo juntos, ir al shopping, a la montaña, al Parque, nada. Todos los domingos me la paso aburrida como un hongo en la casa de mis viejos. Las chicas salen con sus maridos y yo soy la única infeliz. Parezco soltera, mirá lo que te digo. ¡Eso pasa, eso!
– Gorda, pará un poquito, bajá un cambio… Primero, no son todos los domingos. Todos, todos, no son. A veces son los sábados o los viernes. Segundo, sabés que voy a la cancha desde siempre, de pibe, no me vengás con estos planteos, ya me conocés bien. Y tercero, qué culpa tengo yo de que los maridos de tus amigas sean todos tan putos.
– ¡Ves! ¡Ves que sos un animal! No se puede hablar en serio con vos. Pierdo el tiempo, lo pierdo.
Marcela se queda de brazos cruzados frente a Daniel. Lo mira seria, sin pestañar.
Amaga a decir algo pero se contiene. Daniel saca la yerba y el azúcar. El mate ya está sobre la mesada.
– ¿Gorda, qué haces ahí como una momia? ¿Me querés decir algo más? (más…)