Archive | Octubre, 2009

¡Cómo chupan los mosquitos!

14 Oct

¡¡¡Espectacular Argentina!!!, ¡¡¡Grandioso Diego Maradona!!!. La selección revertió todas sus malas caras y críticas pasadas en un partido de lujo en el Centenario. El DT paró un equipo hábil tácticamente, disciplinado, ordenado y compacto. No sólo se clasificó para Sudáfrica10, sino también ganó por primera vez en el mítico Centenario.

Maradona calla voces y da una lección de táctica y estrategia frente a un Uruguay que mostró muy poco. Argentina gana el partido más dificil de sus últimos 15 años, lo hace con soltura y sin sobresaltos . El DT demuestra que tiene madera para el cargo (haciendo gestos ampulosos ante un foul en contra, pero nunca si el pase va al rival y no al compañero) y que sabe como se manejan este tipo de grupos (festejó el gol con un ayudante, el resto del banco estaba en otro lado).
¿Y cómo se ganó!… jugando todos bien metiditos atrás, mandando en cada pelota a los lungos a ver si le apuntan al arco, con jugadores fuera de su posición habitual, poniendo un solo punta y cinco defensores… y sobre todo, ¡y sobre todo amigos!… ¡¡¡pateando un sólo tiro al arco!!!.

Reza una plegaria

12 Oct

Paraguay 1 – Argentina 0. Último minuto de descuento, pelotazo para la cabeza de Palermo o Schiavi, el de Boca la baja para el de Newell’s que no llega a empujarla.
Argentina 1 – Perú 1. Último minuto de descuento, corner de Insua, la pelota le vuelve al de Boca, su tiro se desvía y, en offside, Palermo le da la victoria al equipo nacional.
En el primer rezo por el milagro, Maradona no tuvo suerte y su equipo perdió. Había tirado a la cancha a los lungos en un afán desesperado por lograr el empate ante el equipo guaraní, cuando no había hecho ni un solo mérito para empatar. Sin jugar bien -en realidad, jugó a nada-, rezó para que se lograra lo injustamente merecido.
En una gran chance para recomponerse después de la derrota a manos de Brasil, el DT no tuvo autocrítica y ni siquiera la hombría de reconocer en que se falló para poder mejorar y ganar el nuevo partido clave que se le presentaba en Paraguay. Puso jugadores en posiciones que no le son naturales, se equivocó feo en los cambios y nunca le brindó a sus jugadores una idea clara de juego.
En su segundo rezo (aún más desesperado) por un milagro, Maradona tuvo suerte y esta vez sí Palermo lo salvó. Argentina volvió a jugar a nada y peor todavía, jugando de local, no hizo nada para ganar un partido ante el último de tabla. Volvío a inventarles posiciones a jugadores, volvió a equivocarse con los cambios y volvió -como no podía ser de otra manera- a brindarle a su equipo un vacío concepto sobre jugar a la pelota.
Este segundo rezo viene con yapa. No solo está vivo en la lucha de la clasificación al Mundial, sino también, tiene tres alternativas para poder clasificar. Cualquiera de los resultados que obtenga en el Centenario, lo pueden dejar adentro o bien, en el repechaje. Como se sabe que Argentina irá a defenderse (un técnico no puede decir: “ahora vamos a hacer los números para ir a jugar contra Uruguay”), a buscar ese punto que le asegure al menos, un partido más. No hubo ni habrá autocrítica y Maradona, todavía en su rol de jugador y no técnico (explicó la mala actuación de Messi recordando como él jugaba bajo la lluvia), sigue excusándose y culpando al azar por su pobre campaña como seleccionador nacional.
Maradona, bien se sabe, no es idóneo para la labor que tiene que realizar. Parecería que no sabe de fútbol. No sabe manejar grupos, no entiende de tácticas ni de cambios. No tiene una idea de juego y si no la tiene, menos puede transmitirla. No tiene con qué y lo peor de todo, es que él cree lo contrario.
Argentina, salvo un milagro, perderá en el Centenario. Porque si Argentina gana, será otra vez, porque los rezos de técnico dieron resultados. Triste pensar que en lugar de buscar gente idónea o tratar de aprender o capacitarse, sigua dependiendo de la suerte. No extrañemos entonces que los rezos vayan dirigidos también al otro lado de la cordillera, para que DT que llevó a los vecinos al Mundial, nos haga otro favor y nos deje en la puerta de Sudáfrica10. Mientras tanto, elevemos todos una plegaria para que al menos, no se sufra hasta el último minuto.

Vergonzoso

10 Oct

Que el peor equipo de la historia del fútbol peruano y último en la tabla de las eliminatorias tenga desde los 2 minutos del segundo tiempo en vilo a la selección argentina es muy preocupante. Que se haya ganado en el tercer minuto de descuento (adicionaron dos) es tan más triste.
Como siempre Argentina no jugó a nada, esta vez sí dieron más de dos pases seguidos aunque los más determinantes los hicieron en dos jugadas durante los primeros 15 minutos del primer tiempo. Luego, siempre en el medio o en defensa, para luego, tirar el pelotazo para ¿el salvador? Palermo (entró para eso, ¿no?), que encima eran tan mal tirados que siempre caía donde el jugador de Boca no estaba y sí algún defensor peruano.
Sin variantes de juego, – no hubo un solo cambio de frente en todo el partido- y menos en el banco de suplentes -tuvo que poner a Demichelis de 4-, las opciones de ganar el partido sin sobresaltos fueron muy escasas, nulas.

Es para replantearse muchos aspectos:

-No se puede llamar tres jugadores para un puesto y uno para otro. Argentina no tiene un 4 natural y si se lesiona Insua, tampoco un 3 suplente.
-No hay sociedades, apenas un rato de Messi-Aimar y se sigue desaprovechando a Messi. Más allá de alguna incursión con Aimar, el resto de los jugadores no se le muestran o brindan opciones de progreso.
-Se cometen muchas faltas infantiles. El el primer tiempo los pocos ataques peruanos fueron porque les cometieron faltan tontas en los costados en jugadas que no llevaban peligro.

-No se sabe defender sin la pelota. No saben. No pueden jugar a la pelota así. Tirando pelotazos y sin jugar con el balón para hacer correr al rival y consumir tiempo.
-El técnico en todos los partidos que jugó nunca armó un buen banco de suplentes. Y si arma mal el banco, menos hace bien los cambios. Los cambios que hizo, poniendo más defensores, le dieron la posibilidad a Perú que nos meta en un arco.

-No hay disciplina táctica ni defensiva. A Jonás (otro jugador que no juega en su puesto) le autografiaron la espalda todas las veces que le cruzaron la pelota.

Después habrá que revisar otras cosas; el taco de Mascherano antes de gol (???), la locura del DT cuando Palermo hizo el gol en vez de por una vez en su vida ordenar al equipo, la harta cantidad de pelotazos sin ningún destino, la composición del cuerpo técnico, en fin, mucho mucho para ilusionarse con clasificar y en su defecto, ganar el Mundial.
Ya van a llegar aquellos que dicen que esto fue como en el 85 con aquel gol de Gareca y que en el Mundial vamos a ser campeones, para que eso pase, se necesita competencia en todos los sectores de la Selección. En ningún lugar lo hay.
Que se haya sufrido con la peor selección de la historia de Perú no será ¿porque estamos en presencia de la peor selección Argentina de los últimos 20 años?.

Unico y final

9 Oct

Princes_Clara eligió su mejor vestido, se perfumó para la ocasión y se fue a encontrar con Nicogato19. La cita era en un bar de palermo a las siete de la tarde. Allí estaba él, esperando por ella. Un saludo tímido precedió una gran velada. Entre risas, charlas y miradas (demasiadas) sugestivas, Clara besó a Nico. Ella estaba cayendo ante el raro encanto de aquel cybernauta, que a pesar de lo que decía su nik, no parecia tener la edad que reclamaba. A Clara mucho no le importo, bastante con lo lindo que era.
Ya después de tanto charla y besos Nico la invitó a pasar la noche en su casa, y Clara accedió gustosa. Su si fue rápido y fácil, quizá por lo tanto que le gustaba o porque cuando Clara fue al baño, Nico le tiró una pastilla a su bebida. Al llegar a la casa, se abrazaron, besaron y durmieron luego de tanto placer fogoso y apasionante. Al día siguiente todo era perfecto, él le llevó el desayuno a la cama, la invitó a comer y luego pasaron toda la tarde revolcados entre sábanas. De nuevo le pidió que se quedara, para pasar el día siguiente en su campo.
Princes_Clara dudó por unos segundos, el celular ya había sonado varias veces y todavía no había atendido. Se fue al baño, llamó a su madre y le dijo que no la esperara a cenar, tampoco a dormir.
Otro desayuno en la cama, otros abrazos dulces y partieron hacia nada. Porque Nico nunca le dijo donde quedaba su campo y ella no le intersó mucho saber . Se estaba enamorando.
Transcurrian dos horas de viaje cuando Nico le dijo que iba a parar en el próximo paraje ya que se sentía mal y quería ir al baño. A rato paró en un bar de mala muerte, ni siquiera parecía estar abierto, estaba derruído y a Clara le dio un poco de miedo bajar. El insisitió, ya que seguro necesitaría su ayuda. Clara bajó.
Al entrar escuchó un: “tomá, va otra, y de las buenas”, la empujaron y la toquetearon. Nico recibió un sobre con dinero y se despidió de Clara dandole un beso en la frente y deseandole suerte. A ella se la llevaron. El teléfono siguió sonando, Clara nunca más contestó.

Decisión

8 Oct

No era la primera vez que a Francisco le revoloteaba la idea por la cabeza. Sabía que iba a estar solo ya que su mujer, como todas las noches, estaba trabajando. Quería hacerlo de una buena vez y sacarse todo tipo de dudas. Había soportado varios años semejante martirio.
Francisco siempre fue de mantener cierta distancia entre sus obligaciones y la de su mujer. Nunca, en los 2 años que llevaba Carla trabajando, fue a buscarla o sorprenderla a la salida. El creía que era su espacio y que era mejor que haya algunas libertades. Era tarde, estaba aburrido y la idea le rebotaba cual pelota pulpa contra pared de calle sin parar. Sentía que le latía la cabeza, las palpitaciones aumentaban, estaba tenso… duro. Comío y ya no tenía más que irse a dormir. Intentó, aunque no pudo. Pensaba y pensaba sin parar. Se levantó y recostó sobre el sofá marrón café que le habían regalado para el casamiento. Más recuerdos y latídos tenía ahí. Y todo ese ir y venir en su cabeza se transformó en una tortura. Un latigazo mental que no podía aguantar.
Faltaban cuatro horas para que Carla regresa y Francisco sabía que tenía tiempo. El lugar quedaba cerca y como primer medida para arrancar fue hasta el cajón de su mesa de luz y se fijo si tenía lo que hacía falta. Caminó lentamente como queriendo que los ocho pasos que separar el living de la habitación consumieran los minutos hasta completar las cuatro horas. Daba un paso a la vez y respiraba hondo por la boca. Llegó al dormitorio, miró fijo el reloj y los sacó del cajón. Dos por las dudas. Observó de vuelta el reloj -ni dos minutos pasaron- y una gruesa gota de sudor mojó sus manos. Se puso un saco y salió.
Por precaución prefirió ir caminando, eran quince minutos a pie. Se le hicieron interminables, traspiraba y hablaba -ya no pensaba a esa altura- en voz baja de cómo lo iba a hacer, de las maneras, las formas, dónde, si sería rápido o no. Tenía miedo. Dio al fin con el lugar, una pequeña luz tenue indicaba la puerta de entrada. Entró despacio, asegurandose de que nadie lo viera. Ya era hora, antes de correr la cortina que daba al hall de entrada, vio que los afiches en la pared del cabaret anunciabas que la bailaba (y atendía) esa noche… era su mujer.

La ciudad de los mancos

8 Oct

“Sr. Conductor: ¡Peligro!, ¡no baje nunca su ventanilla!”, implora un anuncio rojo vivo escrito a mano, de manera muy precaria, que está al costado de la entrada a la ciudad. Aminoró su marcha por unos segundos, releyó el letrero y luego de esbozar una mueca algo graciosa, ingresó a su destino. Comenzó su paseo y, a pesar de no tener apuro -era sábado feriado-, circulaba por la ciudad de manera un tanto acelerada.
A los pocos minutos vió un chico con un brazo menos, lo miró como quien mira algo que no tiene importancia, pero sí le dio mayor atención, cuando a las pocas cuadras un grupo de tres personas -lisiadas- iba caminado por la avenida principal. Le resultó tragicómico y a la vez morboso esa escena que acaba de presenciar, se rió apenas y siguió con su veloz paseo. Al rato vió un canillita ofreciendo el matutino local que también era manco y el colmo se cumplió cuando al entrar a un restaurant a almorzar, dos mesas (una de dos y otra de cinco) estaba llena de mutilados del brazo. Comió con un nudo en la garganta y al salir la situación lo sobrepasó, al tener que darle una moneda al cuidacoches, que, también, era manco.
Ya todo era muy raro y decidió suspender su visita para averiguar porque esa urbe estaba estaba llena media mangas. Mientras pensaba cómo y dónde preguntar, notó que todos los que vió eran hombres y todos tenían cortados el brazo izquierdo a la altura del codo. El análisis era el siguiente: a los lesionados les sobresalía una puntita de lo que les quedaba de extremidad. Ese detalle denotaba que los cortes habían sido realizados desde arriba hacia abajo.
Tardó en definirse, sabía de la fama, intolerante e irrespetuosa, que poseían aquellos habitantes. Al final decidió ir a un bar a tomar algo y tratar de que, charla de por medio, el mozo le aclarara un poco el panorama. Al pedir la cuenta, pidió también la tan ansiada explicación. El camamero le contó que todos aquellos lisiados perdieron su preciado brazo, manejando y en su mayoría, a la noche. Dudó de esa explicación (a decir verdad, era bastante increíble) y luego de unos minutos se tranquilizó y quitó importancia al asunto. Retomó su placentera visita y ya casi terminando su recorrida, y antes de emprender su regreso, se dirigió a la avenida principal para apreciarla de noche y ver esa vía alumbrada por esos atractivos faroles de época negros.
El calor seguía insoportable y el aire acondicionado ya empezaba a dejar secuelas en su garganta. Bajó -por primera vez- la ventanilla, se relajó y mientras disminuia -también por primera vez- la marcha de su coche, dejó caer su brazo por la ventana. Estaba disfrutando, era como estar solo, en medio del desierto. El aire caliente se mezclaba con la brisa noctura y sacudían su cabello refrescando tanto a el como a su auto.
De repente sintió un zumbido atroz y veloz, como si una espada hubiese cortado un paño de seda. Lo abordó un inmenso dolor y había sangre por todos lados. Quiso limpiarse la cara, pero al querer hacerlo no pudo… se miró y se dio cuenta de que no tenía su brazo izquierdo. Se desvanecía de tanto dolor, intentó frenar el auto y al hacerlo escuchó desde otro vehículo un grito inaudito: “¡Hijo de puta!, si vas despacio, ¡andá por la derecha!”.

La llamada

5 Oct

Esperaba su llamada como todos los días, a la misma hora y sentado en el mismo lugar. Había pasado la tormenta y ya más calmo, quería hablar con ella. Soñé toda la noche con su perfume. Viajábamos rumbo a ninguna parte. Su perfume inundaba todo mi alrededor, sus ojos, oscuros como la tierra recién mojada por el rocío de la mañana, se hundian en mi ser. Acariciaba su piel, suave y con un leve rubor, que la hacía infinita, eterna e intocable al mismo tiempo. Viajábamos y no importaba a que lugar. Una lágrima cayó sobre mi pierna y esbozó una sonrisa que me hizo temblar. Me dijo que se quedaría para siempre. Acerqué mi boca para besarla y de repente se esfumó, se escapó del sueño… sonó el teléfono. Aún calmo, respondí y al escuchar su voz, me di cuenta de que todo había sido un sueño.

12 pasos pa’ el final

5 Oct

Faltan dos meses y algunos días para que termine el torneo, y aquí en Cuentos con Fútbol no adelantamos a los pronósticos y vamos a jugar a ser Lily Sullos u Horangel (eligan el que más les guste) y sentenciar el futuro de los 20 equipos del Apertura 09.

Aquí vamos:

Argentinos: Borghi encontró su molde. Está en un club que no lo presiona y lo deja trabajar (si Independiente lo hubiese dejado, también estaría como lo está el bicho hoy), así se puede ver la mano del técnico. Juega bien, propone y lo más importante, busca jugar al fútbol. No peleará hasta al final pero es muy probable que termine dentro de los 8 primeros.

Arsenal: De a poco Burruchaga le va encontrando la mano, aunque sigue siendo un equipo muy irregular y lo seguirá siendo. Pero ojo el torneo que viene, si se asientan algunos jugadores (Jara, Alvarez), más algunos refuerzos, será un importante equipo molesto. Mitad de la tabla, nuestro veredicto.

Atlético: Trata de jugar bien y su propuesta, con 3 puntas y volantes ofensivos, da la pauta de que quiere jugar al fútbol para quedarse, que tratar de defenderse y ver que onda. Está pagando el derecho de piso y si mantienen al técnico cuando pierdan 3 o 4 partidos seguidos, tendrán chances, al final del torneo, de mantener la categoría. Igualmente, para Cuentos, va a la promoción.

Banfield: Otro DT que tiene su molde. Elegió (y mantuvo) a los jugadores que quería. Potenció a otros (Silva y Fernandez) y armó el equipo que junto a Estudiantes y Velez será de los más dificiles de vencer. Juega 65 minutos, porque a partir de ahí Falcioni, con sus cambios baja la persiana. Veremos que pasa cuando vaya en desventaja y tengo que ganar o ganar. Seguramente, quedará entre los 5 primeros.

Boca: Un lindo cabaret. Si gana tres partidos seguidos, peleará hasta el final. Ahora bien, si no lo hace, a lo sumo llega entre el 6to y 9no lugar. No hace falta que juege bien, porque, a pesar de no hacerlo, puede ganar (como lo hizo ante Velez).

Chacarita: Pocas chances para el funebrero. Cuenta con un plantel escaso y pocas figuras. Quizás si Gamboa puede trabajar con tiempo y tranquilo, llegue a pelear la categoría. Hoy, creemos, que va al descenso directo.

Colón: Ya es un equipo armado y peligroso. Juega bien, y para Cuentos, es uno de los equipos que mejor plantea los partidos estratégicamente. Le sigue faltando el acompañante para Fuertes, ya que Nieto es 9 y a pesar de su buen momento, no lo puede abastecer como se debe. Del 5to al 9no seguro.

Estudiantes: Equipo con 3 años de trabajo, consolidado y uno de los pocos (junto a Huracán, Velez, Banfield, Godoy y Lanús) que sabe lo que quiere y a que juega. De los mejores en el línea por línea. Campeón, sub o 3ro. No baja de eso.

Gimnasia: La resaca de lo que quedó del torneo anterior. Juega mal y no tiene línea definida de juego. Carece de figuras y, solo con la voluntad, no se puede. Del 13er al 18vo lugar.

Godoy Cruz: Un equipo con una idea de juego clara y valorable. Mantendrá la categoría y, a pesar de perder a varias figuras, con el transcurso del torneo asentará a los nuevos y mejorará en juego. Del 7mo al 10mo lugar no baja.

Huracán: Lo poco que queda del gran equipo subcampeón se verá recién el próximo torneo. Hoy, mantiene su razón de ser pero no puede dar el puntazo final. Tiene buenos jugadores y con algún refuerzo (sobre todo delanteros) para la 2da mitad del torneo podrá pelear un poco más arriba. Espero que pueda jugar el 70% de lo que jugó el torneo pasado. Seremos dichosos. Del 13er al 16to lugar.

Independiente: Ataca bien, defiende muy mal. Lo bueno es que tiene opciones arriba, y con suerte ganará más de lo que perderá. Asi todo, no puede pelear porque sin una buena defensa es muy difícil. Mejoró a lo que era antes, y si Gallego se queda y lo dejan trabajar a piacere, seguro que el torneo que viene, pelea por el campeonato. Del 6to al 9no lugar.

Lanús: Otro que juega bien, aunque hoy no lo haga. Cuando Salcedo entienda como juegan los volantes y recupere a Blanco y encuentre el 8 será un equipo temible. Sigue con muchas fallas defensivas y por eso no llega a pelear instancias finales en las copas y el torneo. 7mo lugar.

Newell’s: Un buen equipo y punto. No tiene un 9 goleador, aunque Achucarro tiene potencial para serlo. Encontró a Sanchez Prette y tendrá que rodearlo mejor. En el top 3 – 8.

Racing: Se le acabó la suerte y Caruso (si sigue) tendrá que trabajar más de lo que habla. No juega a nada, solo presiona y tira centros. No tiene grandes jugadores y pontifica a Luguercio que corre y no hace goles. Del 12do al 16to lugar.

River: Si Boca es un cabaret, River el Moulin Rouge. Todo depende de quien gane la presidenciales de este año. Asi todo es un desastre y sólo un técnico (Pumpido, Pekerman, Diaz) que pueda potenciar a los jugadores (tiene varios buenos) podrá mejorar este equipo. Las cartas dicen del 12do al 15to.

Rosario Central: Muchos chicos y nadie que ponga paños fríos. Es voluntad pura y poco juego. Entre los últimos 5.

San Lorenzo: Tiene un gran técnico e igual plantel. Aunque es muy vertical y propone siempre, a veces choca contra sus propias fuerzas. La ventaja es que tiene a Romagnoli que piensa más de lo que corren sus compañeros. En el top 4 seguro siempre y cuando no pelee la Sudamericana, sino top 6.

Tigre: Otro con resaca de la temporada anterior, aunque, al tener la misma base con el pasar los partidos mejorará. Tiene unos de los mejores técnicos del fútbol argentino y buenos jugadores. Este torneo, del 10mo al 15to lugar.

Velez: Sabe lo que quiere y pelea en los dos frentes. A la final de los dos torneos no llega. Tiene un gran plantel y seguro batallará, pero el desgaste se nota. Asi todo es de lo mejor y tiene momentos de muy buen juego. Otro caso como el de San Lorenzo.