Archive | Febrero, 2010

Hay que alentar

18 Feb

En esta oportunidad tenemos el agrado de invirtarlos a leer una nota que nos manda un asiduo lector del blog. El placer de publicar la opinión de Mauro De Candia. ¡Que disfruten!:

Pasaron muchos años, 24 para ser exactos. Y una tarde de junio Argentina se consagraba por segunda vez a nivel mundial. Pero no era cualquier campeonato, tenía un gusto diferente. Porque el primero había estado envuelto de sospechas. Eramos locales, resultados dudosos y muy favorables por momentos…

Esta vez era distinto, tierra ajena y no había espacio ni tiempo para suspicacias. Con este preámbulo, no intento (ni quiero) hablar del mundial de 1986 ni de la final que Argentina le gana a Alemania por 3 a 2. Todo me conduce hasta el señor que hace 24 años llevó a la selección a consagrarse como la mejor del mundo. Diego Armando Maradona. Señor que, por las vueltas de la vida, hoy está sentado en el banco de suplentes del seleccionado argentino.
Después de su asunción las emociones y comentarios fueron de todo tipo y color. Vinieron los primeros partidos y se empezó a decir que era lo que necesitábamos, que los jugadores rendían más, que el sabía a la perfección lo que era la celeste y blanca. Pero el tiempo pasa, y los comentarios se deforman, se deshacen y la gente se desdice. Y la crítica se llena de ira, de rabia y sobrepasa la camiseta llegando a la persona. Y llegan los calificativos despectivos e hirientes. Ojo, no defiendo a Maradona, él es el primero en decir y desdecir sin importar el ridículo. Pero no creo que esto nos lleve a nada.
Desde esa tarde de junio se sucedieron los técnicos (de renombre) y el sueño siempre quedó trunco. Nosotros nos ilusionamos y ellos (Brasil, Francia, Italia, Alemania) festejando.
Argentina ya está en el mundial, y tiene como capitán del barco al mejor jugador de todos los tiempos, pero a su vez a una persona totalamente nula en conocimientos técnicos y psicológicos necesarios para llevar adelante semejante batalla (o sueño). Pero está ahí, y aunque no nos guste la soberbia, su forma de hablar, hay que dejarlo, porque al mundial va a llegar y, aunque muchos lo quieran, el DT no va a cambiar.
Pasaron tipos serios y trabajadores, técnicos con trayectoria, pero la copa nunca llega. ¿Por qué, más allá de todo este circo que se genero, no damos una oportunidad?. El famoso “a ver que pasa”, “otra mancha más al tigre”.
Es una lástima que las críticas sean tan absurdas y sin sentido. Es una lástima también que sean recibidas con tanto prepotencia y soberbia de la persona que nos está representando. Pero ya estamos en el baile, y juegue como juegue la selección nos va a ilusionar de nuevo.
Es un momento para dar apoyo, para alentar y no para querer tirar mierda o esperar que el barco se hundía para decir “yo tenía razón, el drogadicto no sabe una mierda”.
Desde siempre hincha de la selección, juegue quien juegue, dirija quien dirija.

MAURO DE CANDIA