Archive | noviembre, 2010

El hombre del punzón

29 Nov

Este es un relato de una amiga, Brenda San Salvador, que a raíz de un trabajo para la escuela, tomó una noticia real y la modificó para crear un cuento. Desde Cuentos, ayudamos un poco, pero el mérito es de Brenda. ¡Que lo disfruten!

Hace unos meses, en el barrio marplatense de San José, la vida transcurría como en cualquier otro vecindario del país. San José era un lugar muy tranquilo, donde no solían escucharse malas noticias. Los vecinos eran pocos y muy conocidos entre ellos, todos conocían la vida del otro.
En la tarde de un frío sábado de primavera, cubierto por un cielo más que gris, que esperaba para largar su lluvia, acaso sabiendo que serviría para cubrir llantos ajenos o propios, todo el suburbio se estremeció al escuchar rumores que un hombre de 50 años había matado a su hija. La gente salió de sus casas al encuentro de algún vecino más curioso o informado que ellos y ante el primer contacto indagaban acerca de ese rumor. Al principio nadie entendía bien de que se trataba, ni siquiera quien era el hombre o la víctima. Pasaron unos largos y pesado minutos hasta que un peluquero de la calle 20 de Septiembre contó que en la imprenta de al lado de su negocio, había mucha policía en la puerta. Las doce o trece personas que pululaban por las calles en busca de información salieron presurosos en busca de la imprenta y de más noticias.
La policia informó que un hombre llamando Hector Coria había asesinado con un punzón a una chica, y que estaban investigando si era su hija, tal como lo había denunciado su madre. Si bien todos conocían la historia de Coria, una persona con serios problemas mentales, el estupor y la angustia que generó escuchar la noticia, dejó sin aliento a los, cada vez mayor, vecinos que se acercaban al lugar de los hechos. Hector era una persona tranquila, sufría de episodios psiquiátricos eventualmente, aunque luego de separarse de su mujer, la enfermedad se agravó. Era dueño de una importante imprenta en el barrio, ubicado en la calle 20 de septiembre al 3100, y hacía dos años estaba bajo tratamiento psiquiátrico. (más…)

Una entrevista (cuento) con Fernando Pacini

12 Nov

El periodista brinda una extensa y amena charla. Tocando todos los temas del fútbol actual desde Grondona hasta Cappa, pasando por el periodismo actual y su selección ideal. Fernando Pacini entrega una variada, educativa y hasta lúdica charla.


A Fernando Pacini no lo conozco, o sí. El a mí, no. Seguro. La tele me acercó a él y así lo conozco, porque si lo veo en un tumulto o en la calle se quien es. Yo tengo el poder del anónimato, el no sabe quien soy yo. De todas maneras, quise salir de mi lugar de incógnito y me atreví a invitarlo a tomar un café. Lo llamé y le propuse un encuentro, con la mera y simple excusa de charlar y por esas cosas de la vida, aceptó. Cómo me enteré que es oriundo de Pergamino, le planteé un encuentro en un lugar que nos quede cerca a ambos. La vieja pulpería de Don Fernández en San Antonio de Areco, fue el lugar ideal. A la vera del río, bajo el páramo de un árbol y ante la atenta atención del dueño del viejo, histórico y llamativo recinto, quien entre cafés y tortas fritas, acercaba la oreja para escuchar un poco, me encontré con Fernando y arrancamos…

P: ¿Los periodistas son muy vocacionales, por qué pocos tienen un sólo trabajo?
R: Esencialmente es un oficio que necesita de la vocación. A nadie se le ocurre ser periodista si no esta interesadísimo en serlo algún día. Lo que sí nadie tiene claro hasta que empieza a desandar el camino es que rumbo va a tomar la vocación, cual va ser el perfil, cuales van a ser los estilos. Pero sí, esencialmente es un oficio que tiene su origen en la vocación.

 

P: ¿Hay camadas nuevas? ¿Hay camadas buenas, porque lo que se ve nuevo deja bastante que desear?
R: Supongo que cuando los periodistas de mi generación empezamos a trabajar también dejaríamos mucho que desear. Cuando uno empieza el proceso de formación está incompleto. Uno se termina de completar al aire. Lo que sí veo es que el entretenimiento, sobre todo en televisión, ha triunfado sobre la información y la raíz del oficio. Hay una tendencia que los nuevos periodistas estén formados como una mezcla de periodistas y productores y eso antes no pasaba. Antes un periodista era un periodista de raza. Hay toda una formación del nuevo periodista del medio audiovisual, que piensa a veces el producto para venderlo en lugar de informar.

 

P: ¿Esta camada de periodistas, más creíbles y objetivos, centrados en informar y no en farandulear, como vos, Arcucci, Latorre, Varsky, Fernández Moores harán semilla en el periodismo deportivo o es tanto el amarillismo y el negocio que la ética nunca podrá ganarle?
R: Es una pregunta que todavía no tiene una respuesta clara, sobre todo porque hay una dinámica en el periodismo y una cantidad de herramientas nuevas que van evolucionando y reemplazando a otras, que la dinámica es muy difícil de predecir. Como siempre en mayor o menor medida, va a haber de todo. La capacidad de selección tiene que ser del auditorio, saber elegir si leer a Ezequiel Fernández Moores o a otro. Tenemos que ayudar a que el espectador esté alerta de elegir lo mejor posible.

Don Fernandéz ya traía otro café, pero yo no había terminado el primero. La charla parecía arrancar a buena velocidad y aunque sabía que Fernando no tenía mucho tiempo -había aprovechado el viaje a Areco para pasar el resto del día con su familia-, continué con la batería de preguntas en mi afán de convertirme, por un día, en periodista deportivo. (más…)

Sanguche de queso y pan: elegís vos.

9 Nov

Cuando empecé a jugar en el barrio era el último en ser elegido. Venía de otro barrio donde la pelota no existía y mi nivel de juego era paupérrimo. Encima era de los más chicos en edad y era proclive a las gastadas, ninguneadas y desplantes por parte de mis nuevos amigos. Había un cabecilla y no era cualquiera; tenía que ser, por sobre todas las cosas, el mayor. Por ende, yo estaba al horno. Los años pasaron y a fuerza de esfuerzo, aprendizaje, perfeccionamiento y… por sobre todas las cosas, edad, terminé disputando, con orgulloso, el pan y queso o la pisadita (depende la locación, el término varía). (más…)