Archive | Diciembre, 2012

Un beso de buenas noches

17 Dic

Tete tenía un año y medio. No hablaba mucho, en realidad repetía monosílabos y algunas palabras como “mamá, papá y tete”, y a pesar de eso se hacía entender muy bien. Tete tenía una facilidad asombrosa para desenvolverse y responder ante cada pregunta que le hacíamos, era el claro ejemplo de que no hace falta hablar a borbotones para hacerse comprender. Tete jugaba mucho, le gustaba andar con autitos por toda la casa y tenía un muñeco de Batman –que le había regalado una tía en un viaje realizo a EE.UU. meses atrás- y otro del Topo Gigio que eran su compañía siempre. Adonde el iba, sus muñecos lo acompañaban; o con Batman al patio o a correr por la casa, o con el Topo a dormir, a comer o a caminar. Tete no hablaba aunque con ellos siempre mantenía un dialogo indescifrable para nosotros.
Hubo, sin embargo, algo en los quehaceres de Tete que me sorprendió y diría aún más, me conmovió. Cada noche, después de cenar y pronto a irse a dormir, mientras nosotros terminábamos de ayudar a mis padres a acomodar la mesa, Tete se iba a su pieza. Sólo. Habíamos separado mi habitación, que era grande, con un biombo e hicimos un pequeño cuarto para Tete, lo suficientemente cómodo para que pueda tener su baúl con juguetes, su cama y un afiche grande de Tom & Jerry, sus dibujitos preferidos. (más…)

Racing, un equipo de sociedades

3 Dic

Elogiar al Velez campeón tiene cierte analogía (lejana por cierto), con aquellos que se le atribuyen al Barcelona de Messi. Hace años que juega a lo mismo, se sabe como lo interpreta y de que manera, tiene gusto por jugadores que prefieren darle un pase al compañero en  lugar de revolear la pelota, hay una filosofía que intentar copiar ciertos aspectos del buen juego que expresa el equipo español, por lo cual no resulta llamativo que el equipo de Liniers haya obtenido otro título.
De todas maneras, lo más notorio a nivel equipos, fue el desempeño de Racing. Se sabe que en cada receso invernal Racing es una de esas instituciones fanáticas en traer refuerzos porque sí, y se sabe también, que cada año, el hincha se frusta porque el equipo no alcanza las expectativas generadas. Este año, sí fue distinto. Partiendo de una politíca muy distinta a la de otros campeonatos, Racing esta temporada eligió contratar jugadores con trayectorias consumadas (alguna similitud con los primos es pura casualidad) y con un rol acostumbrado a ser complementarios al equipo y no al revés.
Primero, la virtud del técnico en elegir a los jugadores correctos y luego, la posibilidad económica  de los directivos y allegados, que hicieron posible satisfacer las necesidades del entrenador. No obstante la mayor virtud de Zubeldía fue encontrar el equipo en un torneo tan corto. Como siempre, los primeros partidos de un torneo esta repletos de refuerzos y estrellas, y el caso de Racing no fue la excepción. En la segunda fecha, Racing alineó a Sand, Camoranesi, Ortiz, Corvalán y Villar (refuerzos). Además de Saja, Hauche, Pelletieri, Pillud y Cahais más su juvenil figura, Centurión. El equipo ganó partidos aunque le costaba jugar bien. Con el transcurso de la fechas y en contra de lo que la lógica argentina propone, Zubeldía modificó el equipo sacando a los refuerzos en lugar de los jugadores de menos peso. Así fue que trece fechas después, luego de cambios paulatinos, Racing, encontró el equipo. Fariña, Vietto y Zuculini reemplazaron a Sand, Camoranesi y Hauche para lograr un equipo más armonioso y sobre todo, con grandes complementos. (más…)