Archive | Abril, 2014

Escape

20 Abr

El día estaba siendo demasiado complicado, la prueba del psiquiatra para ver como andaba sin pastillas parecía estar equivocada. Eran las cuatro de la tarde y ya se había puteado con cinco tipos en la calle. Cada vez que se peleaba se acordaba de las palabras del doctor; “tienes que controlar tu ira interna, respira y cuenta hasta diez”. ¡Anda a la puta que te parió, vos, la respiración, las matemáticas, el buda y la reconcha de tu madre vos y tus pastillas del orto!, soltó luego que el chofer del  112 le escupiera el parabrisas y lo mandara a visitar la pija más cercana que encontrara. Recién ahí respiró por primera vez en el día. Sabía que tenía dos alternativas, o se bajaba del auto y se caminaba las cuarenta cuadras que faltaban hasta su casa o hacía caso a las palabras de tu médico y seguía viaje lo más tranquilo posible.

Un par de bocinazos lo volvieron a su realidad, estaba en el medio de la avenida, con luz verde y estaba atrasando todo el tráfico. Arrancó y vio que el colectivo seguía delante de él, esta vez a casi una cuadra. Volvió a respirar y puteó al doctor, de vuelta. Se dijo que no iba a putear más, al menos hasta que terminara el día. En lo que quedó del trayecto, un auto lo encerró y un motoquero lo mandó a chupar otra pija. Le molestaba más que le vociferaran insultos que comúnmente eran dirigidos a mujeres que lo putearan.  ¡Tengo cara de puto o que mierda, la puta que lo parió! Trigésimo insulto en el día y segundo gritando solo en el auto y promesa rápidamente incumplida. (más…)