Tag Archives: ARGENTINA

Si yo fuera (oda al tiempo)

13 Feb

Si yo fuera el presidente de Independiente, me sentaría a hablar con el técnico y le diría: “Jorge, laburá tranquilo, a pesar del lobby en contra tuyo que hacen Olé y TyC, vos confía en mi palabra y no te preocupes si los resultados al principio no salen. Tampoco por lo que diga la gilada o los periodistas. No te olvides que este torneo no importa, lo que sí importa es llegar a la final de la Sudamericana, clasificar a la Libertadores y que este torneo te sirva para armar el equipo que pueda ganar la copa. ESO es lo que queremos. ESO es nuestro objetivo. Trabaja, tran-qui-lo. Y no te olvides de estas dos metas que te estoy diciendo”.

Lástima que no soy presidente de Independiente.
Este torneo que empieza hoy es un eslabón más de la penosa cadena a la que está atado el fútbol argentino. 30 equipos. Una paparruchada. Entonces, si yo fuera, analizaría el contexto. ¿Qué tiene Independiente hoy por delante? Un torneo largo, donde (apuesto), el campeón será el más regular y no el que mejor juega (como pasó en el anterior), donde sabe que a pesar de tener equipos de la B en primera y que en teoría vienen de paseo, esos equipos cuando juegan contra un grande lo hacen como si tuvieran por delante el séquito de todas las divas de Hollywood dispuestas a darle amor eterno (?) y se matan por ganar ese partido. Y con un plantel que, reforzado y todo, sigue teniendo falta de recambio en puestos claves (central, volante de recuperación, nueve de área) y si la suerte no acompaña y hay lesionados, el panorama será el mismo que el de torneo pasado; jugar con juveniles que se están formando como jugadores.

Al respecto de esta última frase es importante aclarar que se le cae con balas y bombas a pibes que apenas tienen un puñado de partidos en primera, que juegan nerviosos porque ni bien tocan la pelota 30.000 personas lo putean al unísono. Entonces, pensemos un poquito, hincha de Independiente. Caigámosle a Papa que tiene 300 partidos en primera, por ejemplo, no a Villalba que tiene 30. Estamos todos locos. No intento analizar las cualidades de algún player en particular, sino de analizar lo que tenemos y cómo lo tenemos.
Si yo fuera, pensaría que este torneo, que encima dura un solo año, puede servir de plataforma para armar un equipo que pelee y pueda tener chances de ganar copas internacionales. Que te de prestigio (recuperarlo, ya que el torneo local te lo quita aún más), que levante el club y lo ponga en otro plano. Pensaría en utilizar este torneo, y los que siguen hasta que todo vuelva a la normalidad (dicen, en el 2016), para formar un equipo serio, crear mística y un estilo de juego definido, claro, que traspase la línea de la primera división y sea el punto de partido en las divisiones inferiores. Utilizaría a los juveniles para que se desarrollen en el torneo local, dejando las figuras para las copas. Como son cuatro años, si se logra una regularidad y se da tiempo a que el jugador se vaya desarrollando normalmente, por consecuencia es muy probable que se logre algún campeonato local. Todo es tiempo. (más…)

8 Instrucciones para una contaminación informativa sana

10 Oct

Que se murió este, que secuestraron a aquel. Mataron a uno, robaron a algunos. Piquete, violaciones, choques, caos, cortes, corridas, salideras, entraderas, extorsiones y más y más mierda. Todo eso se puede ver -y leer- en los noticiosos argentinos. Uno se despierta y si es un poco masoquista puede desayunarse con esa parva de noticias, que lo único que hacen es mostrarte que tu existencia en este mundo es totalmente al pedo y de pedo. Entonces que mejor que un par de consejos, de apostillas, para tragar mejor la medialuna o la galleta con la que desayunas cada mañana y no bañarse tanto de caca o al menos, elegir con que caca nos queremos bañar. Dado que nada bueno puede salir de tanta mierda, la pregunta es, ¿para qué necesitamos saber esas porquerías? ¿Qué cambio le hacen a mi vida? Probablemente para alimentar nuestra cuota de morbo diaria, necesaria para no detener esa máquina interna de alertas, miedos y paranoia que poseemos. Pero, mejor, vamos al grano:

1.Los primeros momentos de la gran noticia son de total redundancia, todos los noticieros se matan por dar alguna primicia, cosa difícil porque todos están tan al pedo, que se chocan entre sí e informan lo mismo y mal. Y en caso de que tengan, o mejor dicho, inventen una novedad es de una desprolijidad tan alarmante que da ternura en lugar de pena. (Ejemplo: Secuestro. Canal informa: URGENTE – Así fue el secuestro. Muestran DOS imágenes de dos autos circulando por la calle. La repiten, le meten garabatos y te cuentan todo lo que no paso en el video y que sí ellos son capaces de informarte). (más…)

El peluquero es mejor que Messi

15 Jul

Nico está sentado mientras Sebastián, el peluquero, le está cortando el pelo. Están callados, la presencia de un nuevo cliente (yo), quizá los haya inhibido acerca del tema que estaban charlando. O no. No pasó mucho tiempo para que una nueva persona ingresara al local. “Hola Enri”, lo saludan peluquero y cliente. Ya me alcanzaba para darme cuenta que no solo iba a someter mi cabeza a un peluquero nuevo, sino también que además de ya dejar bastante que desear el lugar (sobre todo por la desprolijidad y todo “lo armamo’ así nomá” del local), el reducto funcionaba como punto de reunión de amigos, o de al menos, clientes muy asiduos. Enri no respondió el saludo, se sentó y dijo:
—Y bue, ¡ya tá! Ahí lo tenés al nene mimado de la gente, ni una puta pelota corrió.
Nico cabecea afirmando freneticamente a pesar de que le estaban rapando la nuca. —Sí, dejate de joder. Forro. No hizo una mierda—, dispara luego de que el peluquero le tomara la cabeza para que pare de moverse.
—El Mundial había que ganarlo, ya que llegamos a la final, tenés que aprovechar y ganar. Y te digo más, el Cuqui Silvani, ese gol lo hacía— dice el peluquero.
—¿Silvani? Silvera, boludo—corrige el que estaba sentado.
—Seee, jajaja. Silvera, hasta Mancuello hacía ese gol— mete bocado Enri, sentado al lado mío y ya mirando Olé por el celular. —El jugador del pueblo, afuera, mirando la nada y estos muertos ni corrieron. Los tres de arriba. Y Agüero, otro forro más. Por lo menos tenés que correr. Messi no corrió. ¡No corrió una sola pelota! Baja, corre. Mostra algo.
—¡Sí! El jugador del pueblo faltó. Con ese, lo ganábamos— sentencia el peluquero. (más…)

Apostillas de una victoria efímera

28 Abr

Independiente ganó después de largas fechas de no merecer, penar y, obviamente, hacer las cosas mal para no ganar. Brevemente, a horas del primer triunfo de Brindisi como DT del rojo, hete aquí algunas conclusiones para destacar:

         Después de jugársela con “jugadores de experiencia” en su debut frente a Rafaela, Brindisi cambió por “los que mejores estaban”. Mantuvo a Farías en el once, y puso varios juveniles que ya venían jugando. Terminado el partido –sin importar el resultado- lo contundente y valedero para un equipo, y ante todo, su técnico es; que al fútbol –y sobre todo peleando el descenso- no se juega con la experiencia, se juega con jugadores de fútbol. Y en esta definición, se sitúa, a priori, cualquier jugador que este físicamente apto para el juego y con condiciones futbolísticas a la altura de las circunstancias.

         Brindisi, armó el equipo con cuatro centrales, dos cincos, dos diez y dos puntas. Colocó a Fernandez de volante izquierdo, y Miranda y Montenegro sueltos. Arriba, solo, a Farías. En el primer tiempo jugó muy mal, no generó ni una chance de gol y no supo como atacar tampoco. En el segundo siguió igual –es mentira que el cambio posicional de Morel influyó en el juego-, con Miranda flotando si saber donde pararse, Montenegro muy lejos del área y sólo se insinuaba algo con el ingreso de Caicedo y la voluntad de Fernández. Los goles cambiaron el partido, y si mereció más fue por empuje que por juego.

         Al respecto de los de los delanteros, un párrafo aparte merece Ernesto Farías: desde que empezó esta segunda rueda, demuestra que no quiere jugar para Independiente. Lleva errados todos los mano a mano que tuvo, que fueron varios y hoy estuvo 5 veces fuera de juego en 45 minutos. Una barbaridad y algo inconcebible en un delantero profesional. Una lástima, porque ni siquiera aporta desde el esfuerzo, sólo resta.
Caicedo es un cúmulo de músculos aparatosos que van para adelante con la cabeza gacha cual toro en rodeo. Por ahora le alcanza, aunque es muy poco. Lo más esperanzador está en el paraguayo Fernández, que tiene recursos para alimentar las expectativas puestas en él. (más…)

Un beso de buenas noches

17 Dic

Tete tenía un año y medio. No hablaba mucho, en realidad repetía monosílabos y algunas palabras como “mamá, papá y tete”, y a pesar de eso se hacía entender muy bien. Tete tenía una facilidad asombrosa para desenvolverse y responder ante cada pregunta que le hacíamos, era el claro ejemplo de que no hace falta hablar a borbotones para hacerse comprender. Tete jugaba mucho, le gustaba andar con autitos por toda la casa y tenía un muñeco de Batman –que le había regalado una tía en un viaje realizo a EE.UU. meses atrás- y otro del Topo Gigio que eran su compañía siempre. Adonde el iba, sus muñecos lo acompañaban; o con Batman al patio o a correr por la casa, o con el Topo a dormir, a comer o a caminar. Tete no hablaba aunque con ellos siempre mantenía un dialogo indescifrable para nosotros.
Hubo, sin embargo, algo en los quehaceres de Tete que me sorprendió y diría aún más, me conmovió. Cada noche, después de cenar y pronto a irse a dormir, mientras nosotros terminábamos de ayudar a mis padres a acomodar la mesa, Tete se iba a su pieza. Sólo. Habíamos separado mi habitación, que era grande, con un biombo e hicimos un pequeño cuarto para Tete, lo suficientemente cómodo para que pueda tener su baúl con juguetes, su cama y un afiche grande de Tom & Jerry, sus dibujitos preferidos. (más…)

Después de 1950

10 Feb

La muerte de Luis Alberto Spinetta no sólo deja un vacío en el mundo del rock nacional y latinoamericano, sino que también invita a pensar que referentes quedan y tenemos a nivel cultural, político y deportivo en el país. Su ausencia no hace más que resaltar y (nuevamente) advertir, como cada vez se acentúa y descansa en aquellos que supieron ser precursores, líderes y ejemplos a seguir, ante la falta de nuevas figuras, que al menos, copiando o guiándose en esos seres representativos, le den al público una  opción más, rejuvenecedora si se quiere, para alimentar su apetito cultural.
Spinetta, Mercedes Sosa y Gustavo Cerati –aunque este no ha fallecido y se implora por su recuperación- son algunos de las tantas estrellas que han contribuido al desarrollo y fomento de la música nacional y que no obstante, han hecho de su popularidad un medio para un fin. Quizá en los últimos años el masivo acceso a información haya dado a conocer aún más la vida y obra de artitas que han dejado un fuerte legado. Hoy, a quien le importe, encontrar entrevistas, audios, videos o información más detallada de algún virtuoso músico esta al pedir de su dedo índice. Conocer y aprender con sus obras es de un acceso que a priori, sería casi obligatorio para cualquiera que tenga un interés, por mínimo que sea, de aprender.
A simple vista, parecería ser que la tropa que queda, comandados por León Gieco y Charly Garcia, tendrán que reafirmarse y mantenerse más que nunca vigentes, para que junto a un selecto grupo de idóneos laderos como Ricardo Mollo, Gustavo Santaolla, Indio Solari, Pedro Aznar, Andrés Calamaro, entre otros, sigan mostrando su obra y contagien (enseñen) a las generaciones más pequeñas, tratando de buscar el mismo cenit que buscó el rock nacional en sus inicios. Se trata, quizá, de librar una batalla –siempre en términos figurativos- para que la música sea un instrumento leal y de gran valor cultural de un país y sostenga esa búsqueda ante las irrupciones de ciertos grupos que, a puro bocinazos,  sólo buscan su satisfacción económica y su efímero acceso a la fama.
También la politica y el deporte siguen el mismo camino. Con sus pros y sus contras Nestor Kirchner seguramente sea el referente más significativo de la política argentina de los últimos 20 años. En un ámbito donde los fósiles parecen ser perennes a cualquier cataclismo o a la sociedad misma, la aparición del difunto ex presidente ha incorporado nuevamente el debate político en el país, con todo lo que eso significa. (más…)

El futuro llegó hace rato

29 Dic

Si de festejar el fin de año se trata, nada mejor para los futboleros que esperar el 2012 brindando por dos declaraciones rimbombantes y esperanzadoras, que no hacen más que ayudar a la ilusión del hincha de ver de una vez por todas, un equipo que juegue al fútbol. El actual seleccionador de Argentina, Alejandro Sabella y un fiel ladero de mandamás de la AFA, Germán Lerche, se han despachado con dos enunciados en las vísperas de nochebuena que a priori, deja contentos y felices a los hinchas resultadistas que dominan el escenario futbolero argento. Sabella, persona seria y capaz, pichón de Bilardo (sentencia de quien suscribe) y sensato en sus palabras, dijo que prefiere obtener un buen resultado a lograr encontrar un equipo (http://bit.ly/t8461w) y Lerche, el presidente de Colón de Santa Fé -seguramente alguna cualidad tendrá-, al comentar acerca de la incorporación de Gabriel Batistuta como director deportivo de la entidad santafesina, bociferó estas palabras textuales: “A mí me sorprendió (Batistuta) porque ya en la primera charla demostró tener mucho criterio y yo creo que para ser dirigente de fútbol no hace falta ir a la universidad, es algo que se va aprendiendo con el tiempo” (http://bit.ly/tssw3H).
Los conceptos que adhiere Lerche son tan incongruentes y terribles que a su vez explica porqué el fútbol argentino esta como está. Sin idoneidad y ni siquiera una serie de conocimientos básicos de la profesión, generaciones de jugadores son victimas (y cómplices) de un sistema cuyos miembros buscan llenar sus bolsillos de mucha plata y dejar que la pelota haga su juego. En el mundo no existe profesional sin estudio y dedicación, pero claro, estamos en Argentina, un país estudiado en Europa por ser un territorio con todas los ventajas y herramientas para ser potencia y sin embargo no sale de su mediocridad. Con el fútbol argentino pasa lo mismo. Tiene al mejor del mundo, al un puñado de enormes jugadores y montones de variantes y ni así pudo lograr un podio en los últimos cinco mundiales. Los dirigentes argentinos están para otra cosa, lo de ellos son countries y ahora afiliaciones políticas. Las últimas elecciones presidenciales en Racing, Boca e Independiente son un digno ejemplo. (más…)

No tené una moneda

26 Sep

El andar tantos años en la calle algo me enseñó. O quizá, la sociedad en su locura diaria y decadencia permanente me impregnó como manejar una situación cotidiana del conductor argentino, sobre todo porteño o bonaerense; el limpiavidrios. Lo cierto es que me encontraba detenido en una esquina, porque la luz roja así lo ordenaba y un muchachito pequeño, flaco, de aspecto sucio y pelo empastado, se acercó raudamente hacia mi auto. Yo tenía la ventana a medio cerrar, pero en lugar de darle un cierre definitivo, opté por lo contrario, porque un recibimiento (a priori negativo), sería mejor aceptado por este purrete en lugar de menearle el dedito de manera despectiva y negativa a través del vidrio aislante.
Me marcó el vidrio con la mirada y lo apuntó con su limpiador, le hice una mueca con la cabeza negativa.
—Amigo, ¿tiene una moneda?
—No che. Nada. Le di unas monedas a un nene unos semáforos atrás y me quedé pelado.
—Nimporta migo, ta todo bien. Te lo limpio de onda.
—¡No no! Deja. En cualquier momento se larga— y me di cuenta de que uno siempre mezcla en su mejor momento de lucidez alguna frase pelotuda que echa por la borda la obra de arte empezada. No estaba nublado ni mucho menos iría a llover. Si a mi falaz pronóstico algo le faltaba para liquidarme como un mentiroso de poca monta, un cartel sobre el boulevard de la avenida recordaba que hoy era el día de la primavera. Y el sol no tenía intenciones de invitar a su prima la lluvia ni a nadie. (más…)

Ojos de viajero

2 Ago

Basado en un viaje contado


La ruta gris y pálida se extendía a lo largo y el sol se escondía rápidamente detrás de la pre cordillera, ansioso quizá de que llegue el verano o advirtiéndome, a lo mejor, lo que me esperaba adelante y vergonzoso de ser testigo. Después de tantos años podía aprovechar una semana entera para tomarme vacaciones., diez años exactos desde mi último receso y este. Este viaje, al menos en los dos primeros días, apuntaba a ser un lindo y provechoso descanso. Catamarca me gustaba, su capital y su gente no eran tal como me lo habían pintado y ese paisaje montañoso y quieto me recordaba mucho a mi infancia.
Un paisano de Huillapima, una paraje a unos cuantos kilómetros de la capital, me comentó de un monte muy especial cerca del límite con La Rioja. Había que continuar por la ruta en la que estaba -la 38-, y “caminar unas dojoras y lo vavé mi amigo” (no me olvidaré nunca de las últimas cuatro palabras). Dos hora caminando serían unos veinte minutos de auto, saqué un cálculo rápido y supuse que yendo a una velocidad moderada llegaría a destino antes del atardecer y así podría apostarme en “el mejor monte qui ai en Catamarca pa’ ver al sol”. Compré un par de cosas que comenzaban a escasear en mi heladera portátil y rumbee hacia ese lugar. La ruta era llana, con poco atractivo alrededor y más que algún guanaco corriendo por los pastizales no había nada que llamara la atención. Sí veía el contorno del monte y eso apresuraba mi marcha. A los pocos kilómetros de mi viaje -serían unos doce minutos de andar- frené la marcha porque un paisano estaba arreando unos guanacos. El sol, que empezaba a esconderse molestó mi vista y al correr mi cara para evitar ese reflejo molesto, vi que detrás de la figura de ese lugareño surgía la de una vieja y abandonada estación de servicio; un paraje con su nombre pintado groseramente sobre la fachada al que le colgaba una bombita de luz por encima de la puerta principal y de ventanas tapadas por cortinas espesas y roídas. En la vereda un puñado de pibas, más que pibas, nenas de unos 15 años ofrecían su figura juvenil y vigorosa a cambio de algo, que seguro, a ellas no le quedaría. (más…)

El tiempo no para (esperando el milagro)

21 Jul

El tercer culpable, entonces, es Carlos Tevez. Mucho menos importante que los otros dos aunque muy influyente, en él se sintetizan muchos otros jugadores, cuyos bajos rendimientos, ciclos cumplidos y mediocres actuaciones, son dignas de quien se viste la camiseta sólo para luego contarle a alguna botinera de moda su experiencia.
Sin soportar quedar afuera de un torneo, Tevez armó un revuelvo con la prensa y logró que El Jefe lo metiera en la Copa. El, mal llamado, “jugador del pueblo” es quizá el menos democrático dentro de este equipo. Nunca comulgó con Messi –ni parece que soportó que sea el mejor y el más buscado por sus compañeros y la prensa-, a tal punto que en el Mundial pasado lo mandó al frente (sin mencionarlo, eso sí) porque nunca lo sacaban y él era cambio cantado. A pesar de que sus últimas actuaciones fueron malas, consiguió que el pseudo DT que tiene Argentina cambiara todos sus planes, tanto en la conformación de la lista como en el armado del equipo. Su presencia generó, por ejemplo, que en el segundo tiempo contra Bolivia, Batista armara el equipo con Carlitos de 9 y Messi de enganche. Su inclusión en el equipo restó y nunca aportó una solución. Cerró su operación retorno, errando un penal contra Uruguay y, sin querer, ser el “culpable” de la derrota.
Carlitos, es un gran jugador, que tiene un rendimiento de regular para abajo en toda su participación en la selección argentina, cuyo partido más recordado es el cuarto de final contra Alemania en 2006 donde corrió hasta al aguatero y nunca pateó al arco. Ha demostrado que rinde más en un club, donde se siente dueño y señor. Con la celeste y blanca, cosecha su siembra. (más…)